Obra nueva Barcelona

Un contrato de seguros siempre se formalizará por escrito. El asegurador está obligado a entregar la póliza al asegurado, que es un documento en el que obligatoriamente debe identificarse el asegurador, el asegurado, el agente de seguros y el concepto por el que se asegura. También se debe especificar la naturaleza del riesgo cubierto, los objetos que se aseguran, la suma asegurada y el importe de la prima.

La mayoría de entidades bancarias exigen la contratación de un seguro a la hora de conceder un crédito hipotecario.

Hay tres tipos básicos de seguros:

Seguro de daños de la vivienda

Es obligatoria por ley y cubre el continente (la estructura) de la vivienda. En caso de pérdida total del bien inmueble, la compañía aseguradora liquida la deuda pendiente a la entidad financiera. El resto del importe, hasta cubrir el total del valor cubierto, lo entrega al asegurador.

El valor de este seguro puede oscilar entre 75 y 100 euros por año.

 

Seguro de multirriesgo de la vivienda

Este seguro cubre tanto la estructura de la vivienda (el continente, al igual que el seguro de daños de la vivienda), como los objetos que contiene (desde electrodomésticos, joyas o muebles hasta la responsabilidad civil a terceros) . Aunque las cuotas son muy diferentes dependiendo de cada caso y del valor asegurado, el precio puede rondar los 150 euros al año.

 

Seguro de vida o de amortización de préstamo

Aunque no es obligatoria, es un tipo de seguro muy aconsejable, ya que cubre las contingencias de fallecimiento, invalidez absoluta e invalidez permanente, aunque, normalmente, no cubre la invalidez parcial. Puede costar anualmente unos 200 euros.

Por otra parte, la Ley de ordenación de la edificación exige a los promotores que contraten un seguro de daños materiales o un seguro de caución (a elección del promotor), para garantizar que responderá por los daños que se produzcan en la vivienda.

De este modo, si la vivienda tiene algún tipo de daño estructural (cimentación, soportes, vigas, forjados, muros de carga, etc.), o manifiesta tener vicios causados ​​por defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones, el promotor (constructor, cooperativas, etc.) deberá indemnizar al propietario del piso.

 

Estos tipos de seguros entran en vigor en el momento en que se aprueba la obra y el comprador se convierte en el propietario. Sin embargo, hay que tener en cuenta que sólo cubre diez años en el caso de defectos estructurales, y tres años por vicios o defectos que incumplan las normas de habitabilidad del edificio.

obra nueva barcelona

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*