Alquiler pisos lujo Barcelona

La proliferación de viviendas en alquiler para turistas está vaciando el centro de las grandes ciudades de vecinos. Alquilar una vivienda en el corazón de alguna de las capitales cuesta entre un 10% y un 15% más que hace un año, según Idealista. Plataformas como Airbnb, HomeAway o Booking contribuyen a atraer la demanda e inflar los precios. Los ayuntamientos están poniendo límite a estas actividades mediante una serie de medidas cuyo objetivo es regular los alquileres turísticos y detener las subidas desorbitadas de los precios. El objetivo, en definitiva, es evitar que el centro se convierta en un coto exclusivo para no residentes.

Doce ciudades europeas se unen para hacer frente a los pisos turísticos
La caída de la ocupación turística vierte Barcelona al decrecimiento
Barcelona consigue que los portales turísticos retiren el 70% de los pisos ilegales

El boom turístico y la economía colaborativa han generado un cóctel explosivo en el mercado inmobiliario español. Los apartamentos de vacaciones han proliferado en el centro de las ciudades más turísticas. Es un negocio rentable que expulsa los vecinos de estas zonas. En los últimos meses, diferentes ayuntamientos están legislando esta actividad.

BARCELONA. En Barcelona, ​​Ada Colau llegó a la alcaldía procedente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y con la promesa de que la vivienda fuera una prioridad. El problema es que, a pesar de haber tomado muchas medidas pioneras, los desahucios continúan y la burbuja del alquiler, hinchada en parte por la presión turística, le ha pasado por encima y no puede cumplir sus promesas, circunstancia que origina fuerza críticas por parte de la oposición.

En materia de turismo, en Barcelona, ​​ya desde antes de que llegara Colau, no se conceden licencias de viviendas de uso turístico, pero hay mercado ilegal. La alcaldesa puso en marcha un plan de choque y ha conseguido cerrar casi 2.400 pisos turísticos que no tienen licencia. Además, ha conseguido que las plataformas de alquiler de vacaciones, como Airbnb, retiren buena parte de los anuncios de pisos sin licencia. El Plan Especial de Alojamientos Turísticos empuja los hoteles en la periferia y, además, prohíbe que cualquier alojamiento para visitantes se sitúe en edificios de viviendas.

Los últimos meses, Colau ha centrado sus esfuerzos en buscar alianzas internacionales con otras ciudades como Londres, Nueva York o París, donde los alquileres también se han extralimitado y se produce el fenómeno de la gentrificación. Colau pide al Gobierno que reforme la Ley de Arrendamientos Urbanos, alargando los contratos y limitando las subidas de los precios.

Y en el ámbito municipal, las dos últimas medidas tomadas tienen relación con la Ley del Derecho a la Vivienda, que aprobó el Gobierno tripartito de izquierdas de la Generalitat hace 10 años. Una es multar a los propietarios que acosen los inquilinos con el fin de hacerlos fuera de sus viviendas para reformarlos y ponerlos de nuevo en el mercado a un precio superior. Otra, que se ha aprobado inicialmente, es obligar a los promotores privados a que en las nuevas construcciones destinen un 30% del total de pisos en alquileres asequibles.

MADRID. La Junta de Gobierno Municipal de Madrid aprobó el pasado jueves el plan especial para la regulación de los alojamientos turísticos. Aunque la norma no entrará en vigor hasta principios del próximo año, recoge muchas de las propuestas avanzadas por los miembros del Gobierno de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, como la obligación para los apartamentos turísticos de la yema del huevo de tener un acceso independiente a la calle. Es decir, se vetará aquellos a los que se tenga que acceder por el portal. Estas medidas afectarían al 95% de las viviendas turísticas actuales del centro de la capital, según estimaciones oficiales del Ayuntamiento.

El plan también asume que una vivienda que se alquile a turistas durante más de 90 días al año está desarrollando una actividad comercial. Por lo tanto, su propietario deberá solicitar una licencia de uso terciario, de hospedaje. El Gobierno local espera poner freno a la gentrificación: la salida gradual de las clases medias y de los jóvenes de los barrios más céntricos por el encarecimiento de la vivienda. De hecho, durante estos meses, Madrid ha anunciado que ha tramitado 500 expedientes que afectan alojamientos situados en los distritos de Centro, Salamanca, Moncloa y Chamberí, de entre los que 147 han concluido con la obligación para sus propietarios de cesar la actividad. El Consistorio calcula que hay unos 8.000 viviendas de este tipo en toda la ciudad.

VALENCIA. La Generalitat valenciana dispone de una nueva ley autonómica de turismo, que sólo permite el alta en el registro de apartamentos turísticos si se tiene un informe de compatibilidad urbanística que redactan los ayuntamientos. Esto supone dejar la regulación en manos de cada municipio.

apartamentos turisticos barcelona

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*